TEST
Muebles tnicos - Tejodos tnicos - Mineralles y cristalles - Simbolos - Joyeria etnica - Musica tnica
2/11/2010 LOS BEDUINOS

El nombre correcto de los habitantes del desierto es Badawi. Esparcidos en el desierto en la estepa del Iran, de Irac, de Síria y de la Península Arábica. Rostros bellísimos, ojos de luna, nariz perfecta, pómulos secos y la piel tostada del sol. Nómadas, errantes, libres en el periodo preislámico eran los marginados y pobres, se ahuyentaban del oasis de los ricos agricultores. Solo les quedó el desierto.

Erraban para encontrar el forraje para sus dormedarios y los puntos de agua eran la base para su instalación. El nomadismo, en zonas al límite de las posibilidades humanas, no deja espacio a la debilidad. El desierto les fortificaba el carácter dándoles una capacidad extraordinaria. Las leyes que los beduinos respetaban se alejaban poco de aquellas de la naturaleza, vida y muerte se alternaban en el desierto. La selección elimina los más más débiles, fuerza y resistencia, la virtud necesaria para seguir con vida.

BEDUINOS, desierto

La tribu beduina, qabila, comprende grupos parentales amplios que en común tenian un antepasado. El legado de la tribu y poderoso siendo de ellos , por necesidad y cultura, totalmente libres de legados y posesión del territorio. Siguen un código preciso de honor y lealtad en el cuál los valores más fuertes son la obediencia, la generosidas y la hospitalidad.

Hombres y mujeres vivían separados en beits, tiendas hechas con piel y lana de cabra, el cual el “mobiliario” era esencial, hecho con tapetes, cocinas , algun recipiente y el fuego. Los hombres se cuidaban del ganado, las mujeres se ocupaban de los niños, de tener acondicionado el campamento, de la vestimento, de los tapetes tradicionales, y de la recogida de raíces, hierbas y de las bayas.

Una población fiuerte y pasional, el extremismo del desierto parecía estar en el alma de los badawi, generosos hasta el exceso, dispuestos a matar el último animal para rendir honores a la tradición de la hospitalidad, sensuales y fuertes de la propia virilidad, audaces y despectivos de la muerte, decididos a morir por la propia mujer pero dispuestos a castigarla con violencia , si descubrían traición, guerreros implacables. La ira les podia dejar con el imprevisto pero les satisfacia soportarla hasta el sacrificio.

BEDUINOS, desierto

Generosidad y astucia convivían en su corazón sin conflicto, como dar y resurgir de utilizar siguiendo el destino de las cosas que sucedían.

Una población anárquica que con el tiempo vivía de decalarar, de postponer en el desierto en plena libertad, su orgullo era infinito.

A la búsqueda de lo absoluto, místicos carnales, considerando la palabra un don de Dios, la poesía y el arte que conmueve los beduinos, conscientes que la palabra golpea más que ninguno de sable.

He oído, ahora pienso, esta dulce melancolía expresada en la cantinela del beduino. El beduino tienen un canto que mezcla los gritos fugitivos de las bestias partidas de múltiples e indeterminados lugares, el silencio de la alta luna, lo vuelos de largasa sombras sobre la nube solar, después del crepúsculo ondante como para siempre su arena: y la cantinela hecha de una sola palabra repetida hasta el infinito, donde, donde, donde? (Ungaretti).

BEDUINOS, gente del desierto

Hoy muchos de los descendientes de las antiguas tribus nómadas viven en el desierto, otros, sedentarios viven en los pueblo que se fundan entorno los oasis. La modernización ha cambiado ciertamente mucho de su vida, más tradiciones y creencias beduinas aguantan, con orgullo y firmeza el urto de probar el alma. Cuando las raices están soldadas en el suleo ,y los árboles florecen durante los siglos.

 

bad query: "insert into sessions (id, vars) values ('ad946ebae9b4b74154b62a5134866396', 'YTowOnt9')" Table '.\abakab_es\sessions' is marked as crashed and should be repaired